Azul para siempre

Para los habitantes de la capital y otros seguidores de Industriales, Rey Vicente Anglada y los Leones de la capital son indivisibles. Pour cette raison, la Tribuna de La Habana s’est entretenue en exclusivité avec l’ancien directeur des Bleus et on a appris qu’il travaille à l’Académie de Baseball de la Ville «en aidant à la préparation de l’équipe de la capital».

¿Volveremos a ver a Anglada en el suelo?

«Directo al suelo, cuando empieza la serie, no». Hasta ahora en preparación, sí. Ayude en todo lo que pueda. Una vez que se lanza la serie, sigo trabajando en la Academia, pero no directamente con el equipo de Industriales.

¿Cómo ve la posibilidad de que los Leones avancen a una segunda etapa de competencia?

“Veo al equipo como bueno, a pesar de algunas ausencias, pero hay otros muchachos que se han sumado. Creo que tienen la oportunidad de clasificarse y luchar por el campeonato. Me parece que estamos en pie de igualdad con los demás equipos.

Entonces, ¿podría ser este año otra alegría?

-Así lo deseo. La ciudad lo está esperando, todos en La Habana lo estamos esperando y yo también lo estoy esperando.

En el escenario internacional, ¿qué nos faltaría para poder recuperar el lugar que teníamos? ¿Crees que la contratación está teniendo el efecto deseado?

– Los chicos que tienen la posibilidad de insertarse en otra pelota de béisbol, adquieren otros conocimientos. Creo que llegamos tarde, lamentablemente. También necesitamos tecnología avanzada que tienen otros países. Tenemos que cambiar de mentalidad para poder elegir un buen lugar en el mundo.

“Los deportistas cubanos están demostrando que tienen valor, que seguimos produciendo jugadores. Major League Baseball, que es el mejor béisbol del mundo, tiene a Yulieski como campeón de bateo de la Liga Americana y Guante de Oro, el novato del año también es cubano. En otras palabras, seguimos siendo buenos en el béisbol, por lo que en algún momento volveremos al lugar que nos ha pertenecido durante tantos años.

Ver también:

Volver a Capablanca

Industrial: desde arriba y otros retos