Díaz-Canel: «Tenemos una Revolución, siempre más grande que nosotros»

Muy bellas, conmovedoras, breves y profundas fueron las palabras pronunciadas este viernes, desde el Palacio de Convenciones de la capital, por el Primer Secretario del Comité Central del Partido Comunista y Presidente de la República, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, durante la Clausura del III Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Cuba.

Antes de compartir con los presentes un discurso del que salió la soberana Cuba, con una historia muy humana y llena de hazañas, que no acepta rótulos ni rótulos, el dignatario dijo que solo habían transcurrido unos momentos desde que presuntamente el General de Ejército Raúl Castro Ruz llamado; Y en esta conversación, dijo Díaz-Canel, el luchador excepcional le pidió trasladar a los delegados su valoración del III Pleno que siguió en sus dos días: fue un encuentro, definió Raúl, marcado por la calidad de los debates. .

El camarada Raúl, dijo el presidente Díaz-Canel Bermúdez, envió a todos los participantes un fuerte abrazo revolucionario. Y tras pronunciar el panegírico, el primer secretario del Comité Central del Partido inició sus palabras finales: “Saludos, queridos compañeros, hermanos, a todos en este arduo camino que solo se puede emprender con claridad en las ideas que defendemos y confianza en los seres humanos que andan a nuestro lado.”.

El socialismo es hasta hoy, prosiguió, “el único camino hacia el desarrollo con justicia social. Un compromiso innegable con la inteligencia, la voluntad y la vocación unida de hombres y mujeres, conscientes de que caminan caminando ”.

“Otros ya lo han emprendido y nos han dejado lecciones, positivas o negativas, que no podemos ignorar, pero atemperarlas siempre a lo que distingue nuestra experiencia concreta: historia, tradiciones, identidad y, por supuesto, el carácter y cercanía de un oponente. . poderoso que ha vagado durante siglos ”.

El mandatario aseveró que este adversario “no acepta la soberanía y odia nuestro sistema social. Somos demasiado libres para lo que ellos ven como su patio trasero y demasiado atrevidos para elegir el camino del socialismo. «

Cuba con su alta cuota de resistencia y heroica creatividad siguió emergiendo, en cuyas palabras el presidente afirmó: “Ha llegado el momento de felicitarnos. Y esto no es de extrañar: “las actuales generaciones de revolucionarios, como dijo el dignatario, se están poniendo a prueba en la lucha. La historia de Cuba está plagada de episodios de resistencia insuperable, pero ninguno de nosotros, en nuestras responsabilidades actuales, ha vivido durante años tan acosado por desafíos y amenazas. Vencerlos es un logro ”.

Díaz-Canel recordó las batallas contra el cerco imperial reforzado, contra una pandemia con picos espantosos de infectados y muertos; frente a adversidades como los problemas de generación de energía, la escasez de necesidades básicas, los precios altos, la crisis mundial del transporte de mercancías; y contra una guerra de cuarta generación que intentó mancillar todo el bien de la Revolución, que hizo todo lo posible por desgarrar el alma de la Nación, acosando a sus artistas y vendiendo el servicio de algunos a las peores causas.

El Jefe de Estado denunció la implementación de un plan desestabilizador del enemigo «que aún no ha cesado», en un mundo cada vez más complejo y asimétrico, donde la Isla no retrocede, «decidido a demostrar que otro modelo de sociedad, donde el hombre no es un depredador, sino un elemento de armonía, equilibrio y sostenibilidad ”.

El intento cubano, reflexionó, no fue perfecto, pero sería injusto ignorar en cualquier análisis el bloqueo enemigo que nos negó la sal y el agua.

Le Parti communiste de Cuba a motivé d’autres réflexions du président, qui a rappelé que « l’expérience politique accumulée est celle d’un Parti né de l’unité de toutes les forces patriotiques et non de la fracture et de la lutte pour el poder. Tenemos un solo Partido, pero con un programa claro y decidido de lo que quiere la mayoría de su población, al que se consulta sobre las principales decisiones políticas, económicas y sociales. Más que un Partido, estamos Unidos, por la coherencia de objetivos y propósitos ”.

En otro punto, advirtió “que no basta con tener un arsenal de ideas y verdades como templos que defender. Es fundamental moverlos con inteligencia, eficacia y rigor ”. Tenemos – dijo en clara alusión al legado de Fidel – “una Revolución, siempre más grande que nosotros, que todavía tiene mucho que contar, entre ellos lo que hemos aprendido a rechazar porque ‘no funciona o no funciona bien’. No olvidemos nunca el concepto de Revolución que nos dejó Fidel. Es hora de cambiar lo que hay que cambiar ”.

Hacia el final de su discurso, desde el cual expresó un enorme agradecimiento a nuestros científicos y trabajadores de la salud, a los jóvenes, a los combatientes y a todos los cubanos que han logrado llevar a Cuba a este momento en el que se deja en cuenta la terrible pandemia. . , Díaz-Canel declaró que “Es un honor, un privilegio y un gran desafío liderar el Partido de los Comunistas Cubanos, digno entre los dignos del mundo, ya que tiene raíces tan profundas y limpias como las de los héroes de la independencia; Se afirma entre los jóvenes de la Revolución del 33 y nació definitivamente con la Generación Centenaria de Martí, Fidel y Raúl en primer plano y en cada acto el compromiso del Che: ¡Siempre hasta la victoria! ¡Patria o muerte! ¡Superar!».

(Tomado de Sitio web del partido)

Ver también:

Nuevas regulaciones: Hacer más eficiente y participativo el trabajo del Partido