EN CUBA: EDUCACIÓN CONTRA EL BLOQUEO

image_pdfimage_print

Cada mañana Crilian María Miñoso y Viala Bofill van al colegio. Como todos los adolescentes, están llenos de alegrías, inseguridades, les gusta estar con amigos y hacer diferentes actividades.

Como ellos, más de 80 alumnos asisten al Centro Franklin Gómez, en la localidad de Matanzas, una escuela para infantes que está desbordada de amor y demuestra que lo más importante en la vida es vivirla a plenitud. Sin embargo, su educación no está completa. Pese al esfuerzo del profesorado y de algunos padres, faltan algunos materiales imprescindibles para su formación debido al bloqueo impuesto por el gobierno de Estados Unidos que afecta, además de la economía, a Educación Especial.

RETOS EN LOS TIEMPOS DE BLOQUEO

Para los especialistas, el principal desafío de esta educación es orientarlos y brindarles las herramientas para su futura integración a la sociedad. Para ello, es necesario utilizar tecnologías y diversos equipos audiovisuales adquiridos en el extranjero, cuyo precio se encarece cuando es necesario comprarlos en un tercer país.

El gobierno cubano dedica más del 10 por ciento de su producto interno bruto al sector educativo y, a pesar de las limitaciones económicas, el tratamiento de personas con necesidades especiales es una prioridad.

“Las personas con discapacidad tienen una percepción limitada de su acceso a instalaciones que mejorarían su calidad de vida y fortalecerían su inclusión y participación social. La educación especial es cara, requiere personal y recursos capacitados y especializados ”, explica Odalys Bofill Cartaya, subdirectora de preparación laboral del municipio de Matanzas.

“Estas escuelas carecen de los recursos para llevar a cabo un proceso pedagógico de enseñanza como se requiere. En cada uno de ellos debe haber ludotecas y espacios para juegos de rol, sin embargo, las actividades las realizamos con nuestros propios medios, pero no tienen la calidad y la sostenibilidad ”, agregó.

La profesora Sonia García explica: “Es imposible impartir determinadas materias por falta de materiales; Los niños deficientes visuales, por ejemplo, no tienen máquinas y para las lecciones es necesario reciclar los libros viejos. Algunos necesitan medicamentos que ayuden a mejorar el aprendizaje y muchos no «.

A esta demanda se suman Hugo Miguel Catalá García, instructor de arte integral, y Ornelis Pérez Campos, docente de educación física.

“Usamos materiales consumibles en los talleres de apreciación y creación, y tratamos de llevarlos a cabo con la calidad que merecen de las alternativas asumidas por la escuela y algunos padres”, explicó el primero.

Por su parte, Pérez Campos aludió: “En el aspecto deportivo, las herramientas son las más afectadas. Tenemos una pequeña cantidad de ellos, por lo que no podemos incluirlos a todos en un ejercicio común. Aunque no hay espacio deportivo, los vecinos a veces no entregan los balones o su poca durabilidad, tenemos el privilegio de que varios de nuestros alumnos hayan ganado premios en Olimpiadas Especiales en años anteriores y estamos orgullosos de ello ”.

LA EDUCACIÓN NO SE DETIENE

A pesar de las limitaciones, los procesos de integración y las alternativas de dotación de material escolar no se detienen.

“Durante los años de la Revolución, pudimos prepararnos como innovadores y ayudar con los recursos que tenemos. Por otro lado, agradecemos el trabajo constante del Ministerio de Educación para apoyar la educación especial para asegurar su calidad ”, agregó Belsaida Lobaina Gamboa, maestra de octavo grado.

“A lo largo del curso, desarrollamos diferentes estrategias para crear un vínculo entre el alumno, las diferentes organizaciones y el proceso de enseñanza. Este año contamos con el apoyo de los trabajadores del proyecto de intervención sociocultural Callejón de las Tradiciones, ya que los alumnos recibieron una donación de módulos completos de utensilios de cocina para que puedan preparar alimentos con cierta independencia e intercambio en el taller de artesanía donde se expresan a través de colores y formas ”, agregó Lobaina Gamboa.

“Estamos en la mejora del sistema educativo nacional. Los contenidos aquí aprobados y asimilados por los estudiantes constituirán la base para el desarrollo de nuevas ayudas didácticas para la educación especial que nos permitan trabajar con nuevas bibliografías y actualizar los modos de transmisión del conocimiento ”, concluyó.

La educación especial en Cuba garantiza la integración desde temprana edad de las personas con discapacidad física e intelectual a la sociedad, las forma en valores y las anima a realizar sus sueños. Muestra que el conocimiento y el amor no se pueden bloquear. (FOTOS: Ramón Pacheco Salazar)

Tomado de https://gironnoticias.wordpress.com/2019/11/06/en-cuba-educacion-contra-bloqueo/?fbclid=IwAR1ySCVeeIRyK0J1DZFvmFMqqtg4UIzmNpb2gcr3EkkMYeklIfQAWGRfRZI