EN EL IPVCE CARLOS MARX GREEN LA EXPERIENCIA

image_pdfimage_print

Cuando se concretó la inauguración de la escuela vocacional en Matanzas en septiembre de 1974, en condiciones atípicas ya abordadas por este periodista en el reciente número del 10 de octubre, su diseño de ámbito nacional no podría haber sido logrado, más revolucionario en sí mismo. Incluía a aquellos que, después de una cuidadosa selección, seguirían estudios secundarios y preuniversitarios.

Sin embargo, por diversas razones, este experimento global murió para dar paso a los Institutos Profesionales Preuniversitarios de Ciencias Exactas (IPVCE), sin duda un paso superior en la formación integral de los estudiantes.

Ha pasado otro largo período, y para seguir mejorando nuestro sistema educativo, desde el pasado mes de septiembre, 68 alumnos de noveno grado de toda la provincia han sido formados en el IPVCE Carlos Marx.

“Fueron seleccionados mediante un proceso que incluyó a las escuelas secundarias del territorio, y entre los aspectos más significativos estuvo la participación en concursos y el alto índice académico en séptimo y octavo año”, dijo Alfredo Santamarina Linares, subdirector del campus Yumurino. .

Esto significó que la intención no era volver a la idéntica perspectiva de 1974, sino identificar a los más aventajados en noveno grado, caldo de cultivo seguro de innovadores, científicos e intelectuales que transformarán la sociedad y el mundo. País, «aunque la entrada El examen prevalece como premisa fundamental para quienes deseen realizar estudios en este tipo de centros.

“Por el momento”, dijo, “todavía están inscritos en su escuela secundaria original. Aquí, deberán mantener un índice académico superior a 85 puntos, lo que los eximirá de realizar las pruebas de acceso.

“Durante el periodo vacacional, hemos habilitado locales en desuso para albergar a los dos grupos, que han contado con profesores experimentados, entre ellos Jorge Leonel Febles Durán, de Historia; y Julián García García, de Física, este último coordinador del diploma ”.

Me contagian la alegría y el regocijo típicos de su época. Vienen a mí y todos quieren hablar al mismo tiempo. Y aunque les explico lo que quiero saber, nada los detiene. No queda más remedio que escuchar primero a uno de los mesurados, Dianik De Vega Martínez, quien viene de la escuela primaria Clotilde García, en el remoto San Pedro de Mayabón, en el municipio de Los Arabos.

“Actualmente resido en Matanzas. Es una gran experiencia que favorece a todos los que nos preocupamos por estudiar. Haré todo lo posible para convertirme en periodista profesional ”.

Lázaro Yedra Torres y Amanda Daniela Rivera González, también árabes, proceden de Sofiel Riverón López. Sus materias favoritas son matemáticas y biología respectivamente. «Apreciamos la selección porque estamos desarrollando habilidades e intereses».

Lenia, Roberto, Elier, Krison, Luis Javier y Jesús se sumaron a esta especie de «encuentro». Todo ahora con notas excepcionales para una determinación tan precisa.

Pero las magníficas atenciones que permiten el avance del aprendizaje se complementan con una adecuada alimentación y buenas condiciones de vida, afirma el joven director del IPVCE, Pedro Rodríguez Ruiz.

“No hay escasez de productos lácteos y cárnicos. Los hombres no utilizan literas, sino camas personales. Se adaptaron muy rápidamente a la dieta interna y su identificación con el resto del alumnado fue óptima. Se caracterizan por su disciplina y responsabilidad.

“Por otro lado, cada dos semanas, reciben una preparación adicional para participar en las competencias. Su marcado interés por el estudio es evidente.

“La familia también muestra entusiasmo por el avance de sus hijos. Y la comunicación con gerentes y profesores es invaluable. De ahí nuestro agradecimiento a todos por haberse erigido como pilares que sostienen el proceso docente-educativo ”.

Tomado de https://gironnoticias.wordpress.com/2019/10/24/fr-el-ipvce-carlos-marx-reverdece-la-experiencia/?fbclid=IwAR3k6jz-Iu2Mrr3l50kVnUBn4WBxLE54BdktQwBf0Tud8ShadcB4D