La Casa Blanca anuncia que revisará las políticas de Trump contra Cuba

image_pdfimage_print

Tomado de Cubadebate

Según la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, pronto revisarán las políticas de la administración Trump hacia la nación caribeña.

Desde el inicio de su mandato, en enero de 2017, el magnate comenzó a implementar contra Cuba Medidas inéditas, que se distinguieron por su hostil sistematización y superaron la cifra de 240.

Según declaraciones de las autoridades cubanas, cada sector de la isla ha sufrido el impacto de esta escalada de ataques, acentuada en el contexto de la pandemia Covid-19.

La mayoría de las 242 medidas intensificaron el bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por Washington durante casi seis décadas, con el objetivo de asfixiar al país caribeño, entorpecer las fuentes de ingresos, entorpecer las relaciones y generar una situación de ingobernabilidad, según fuentes oficiales cubanas.

Además, las disposiciones prohibieron los cruceros, así como los vuelos regulares y charters a todo el país menos a La Habana.

También impidieron el envío de fondos a través de las empresas cubanas Fincimex y American International Services, los principales canales formales para realizar transacciones en la isla.

Además, Cuba no puede importar productos de ningún país que contenga más del 10% de componentes estadounidenses.Al mismo tiempo, el ron y el tabaco de la isla, los principales productos de exportación, tienen prohibido ingresar a la nación norteña.

De la misma forma, Perseguidas operaciones bancarias-financieras de las Grandes Antillas, y hay 231 empresas en la lista de entidades cubanas restringidas por el Departamento de Estado de Estados Unidos.

Las medidas contra buques, navieras y empresas vinculadas al transporte de combustibles, las disposiciones contra altos dirigentes, así como la inscripción del país en listas arbitrarias y unilaterales, completan este panorama elaborado por el presidente republicano.

El 11 de enero, días después del final de su mandato, la administración Trump lanzó una nueva medida unilateral, calificando a Cuba de presunto patrocinador del terrorismo, una medida ampliamente rechazada internacionalmente.