La industria azucarera tomará la iniciativa

III La Asamblea Plenaria del Comité Central del Partido Comunista de Cuba aprueba medidas para salvar el sector de la caña de azúcar. Nacieron de una propuesta del General de Ejército Raúl Castro Ruz al Comité Ejecutivo del Consejo de Ministros

«Salvar» es quizás una palabra fuerte, muy fuerte, pero es la que utilizó el general de ejército Raúl Castro Ruz, quien propuso al comité ejecutivo del Consejo de Ministros, para su reunión del 16 de junio, preparar una propuesta. de medidas para (salvar) la industria azucarera cubana, sus derivados y la producción de electricidad.

La decisión del Ejecutivo Nacional apoyó la propuesta del líder de la Revolución y creó un grupo de trabajo transitorio y un cronograma al respecto, dada la importancia del sector para el país, y los niveles decrecientes de sus niveles de producción en los últimos años. . .

El primer secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, Miguel Díaz-Canel Bermúdez, lo definió como una estrategia de cambio sustancial; una estrategia de transformación; no hacer lo mismo que se ha hecho hasta ahora.

Es una estrategia global -agregó- que requiere un cambio de mentalidad y capacitación de quienes lideran el sector para enfrentar estos cambios, y que comienza, como condición primaria, desde la siembra de caña hasta azúcar en cantidad y calidad.

«Si no hay caña, no habrá azúcar ni derivados», declaró el Presidente de la República, y le corresponderá al Partido, dijo, dar la seguridad política que requiere el proceso.

Las medidas propuestas fueron aprobadas por el Tercer Pleno del Comité Central del Partido el viernes, su segundo día hábil, que también estuvo presidido por Díaz-Canel y los demás miembros del Politburó.

La presentación del proyecto estuvo a cargo de Jorge Luis Tapia Fonseca, miembro del Comité Central y Viceprimer Ministro. Dijo que el grupo de trabajo temporal estuvo integrado por 18 científicos y expertos de universidades, institutos y entidades del Grupo Azucarero (Azcuba) y otras organizaciones.

f0233070

Foto: Estudios Revolución

De julio a septiembre trabajó en la identificación de los principales problemas del sector, sus causas y propuestas de solución, a partir de los diagnósticos y recomendaciones de documentos de orientación, intercambios con otros científicos y expertos, y del debate, posterior a la primera versión, con un grupo de empresas agroindustriales y bases de producción.

Posteriormente, se discutió en una de las reuniones del Presidente de la República con científicos y expertos que participan en actividades relacionadas con la producción de alimentos. En todas las fases se incorporaron recomendaciones, sugerencias y nuevas ideas.

Las medidas de salvaguardia para la industria azucarera, sus derivados y la producción de electricidad se basaron en su aplicación inmediata, la cual podría ser implementada en el actual contexto de limitaciones financieras y de recursos, y el agravamiento del bloqueo económico, comercial y financiero. el gobierno de Estados Unidos, exacerbado por las 243 medidas adoptadas por Trump y respaldadas por la administración Biden.
Hay 93 medidas aprobadas. Incluyen áreas como la producción de caña de azúcar, la zafra, la generación de energía y sus derivados. También cubren acciones financieras y bancarias, medidas financieras y logísticas, gestión empresarial y potencial humano, así como ciencia, tecnología e innovación.

f0233050

Foto: Estudios Revolución

Además de aprobar las medidas propuestas para salvar la industria azucarera, el Tercer Pleno del Comité Central acordó que se establecería el cronograma de acciones y tareas necesarias para implementar cada una, y que se seguiría trabajando para diseñar el modelo de desarrollo de largo plazo. del agronegocio de la caña de azúcar en Cuba.

DEBATE MÁS DULCE QUE AMOR

Una decena de miembros del Comité Central del Partido Comunista, en su mayoría vinculados al sector de actividades partidistas, comerciales, productivas y científicas, sopesaron la conveniencia, conveniencia y necesidad de las medidas adoptadas para reactivar una agroindustria vital y consustancial. con la historia de Cuba.

Roberto López Hernández, viceministro de Comercio Exterior e Inversión Extranjera, destacó que la producción de caña de azúcar trasciende a Azcuba. “Salvarla puede ser muy fuerte, pero es una palabra realista, es un deber y un compromiso.

Es, agregó, un sector con enorme potencial para la economía del país, generando productos consolidados en el mercado nacional e internacional; y es intrínseco a la vida social de los bateyes. La industria azucarera es historia, es una identidad, es política, es un orgullo nacional, dijo, y salvarla requiere del trabajo integrado de todos los actores económicos involucrados.

Manuel Pérez Gallego, primer secretario de la comisión provincial del partido en Las Tunas, explicó que su provincia debe producir esta zafra algo más de 127.000 toneladas de azúcar, la mayor producción del país por territorio

Este es un sector -agregó- que siempre ha estado al lado de la Revolución y trasciende la rama, revitalizando proyectos de vida en muchas comunidades rurales, lo que tendrá un impacto positivo en lo ideológico y político.

Estuvo de acuerdo en que el objetivo comienza primero con reanudar la producción de caña de azúcar, enfocándose en los rendimientos y plantando miles de hectáreas vacías en todo el país.
Salvar el agronegocio azucarero -explicó- requiere más voluntad y más esfuerzo, pero también requiere fortalecer las estructuras de gestión en las unidades de producción, colocar fuerzas más calificadas en los campos, como ingenieros, y aplicar la ciencia y la innovación a todo lo que se hace. .

Yanina de la Nuez Aclich, primera secretaria del Comité Provincial del Partido en Mayabeque, destacó que si este proceso no está garantizado por el Partido, no se llevará a cabo todo lo que se propone. También es fundamental desarrollar procesos afines en las sedes sindicales, los comités de base de la UJC, pero también en los bateyes, para que la gente sepa lo que significa salvar la industria azucarera y participe de este objetivo.
Si no logramos articular a todos los actores involucrados, agregó, no salvaremos a la industria azucarera. En resumen, dijo: “No podemos permitirnos perder este sector; Salvarlo es una necesidad y requiere tocar la fibra de cada cubano y de cada azucarero ”.

Aydiloide Bernal Villegas, del Instituto de Investigaciones de la Caña de Azúcar de la Estación Villa Clara, comentó que las medidas, que ya se están comenzando a implementar, han tenido un impacto muy positivo y los investigadores de la agroindustria -sucre agradecen haber sido consultados.

La esencia del problema hoy radica en el incumplimiento de los planes de plantación, reflexiona, y esta es una situación reversible; Ciencia ”, explicó,“ tenemos servicios que ya se ofrecen a los productores de caña de azúcar, pero que deben ir de la mano del apoyo, la capacitación y una efectiva introducción de los resultados científicos.

Rafael Santiesteban Pozo, presidente de la Asociación Nacional de Pequeños Agricultores (ANAP), destacó la relevancia de las 93 medidas aprobadas para salvar la industria azucarera cubana, sus derivados y la producción de energía eléctrica.

El logro de estos objetivos es inseparable del bloqueo económico, comercial y financiero del gobierno de Estados Unidos contra Cuba, que limita todo, pero a pesar de ello, es posible lograr lo que nos propusimos.

La implementación efectiva de las medidas -agregó- requiere un profundo trabajo político-ideológico; acciones organizativas; aumentar la autoestima del productor, producir de manera eficiente; y para mantener la promesa, defender los planes.

Liván Izquierdo Alonso, primer secretario del Comité Provincial del Partido en Matanzas, coincidió en que el principal desafío radica en la política de los cuadros: hay centrales eléctricas que la cumplen, hay unidades de producción que tienen caña de azúcar y siembran cada año; entonces, ¿por qué no en otros?

Julio García Pérez, presidente del grupo de empresas Azcuba, indicó que las medidas para dinamizar la agroindustria ya están en marcha, son parte del plan económico de estas entidades, pero salvar la producción de azúcar -a-explicó- requiere cambiar formas de hacer y pensar. Y ahí van los hombres y mujeres de las fábricas de caña y azúcar.

f0233045

Foto: Estudios Revolución