Premio UNAICC, La Habana arrasa

Esto está sucediendo por primera vez y de manera casuística, pero no por eso, la distinción única de tres de los más importantes concursos competitivos organizados por la Unión Nacional de Ingenieros y Arquitectos de la Construcción de Cuba (UNAICC), deja de ser una feliz coincidencia, que en el caso particular de La Habana, también ha venido a reafirmarla como un lugar alto y asiento, en cuanto a proyectos y ejecución de obras..

Hablamos de competiciones, Diseño de viviendas para construir en terrenos edificables; Salón Nacional de Arquitectura y Urbanismo y Premio CiudadTantos eventos durante los cuales los habitantes de la capital que presentaron obras no solo demostraron una vez más su altura sino que también hicieron del territorio el mayor ganador de la isla.

Y en mi opinión, en la larga lista de premios otorgados a la capital, la restauración del Capitolio destaca, de manera particular, tanto por la magnitud del esfuerzo como por los exquisitos resultados, con los que el equipo de proyecto de la Empresa Restaura, de la Oficina del Historiador de la Ciudad (OHC), ha ganado, además del Premio Especial del XIII Salón Nacional de Arquitectura y Urbanismo, la Medalla de Oro del evento, en modalidad Obra, en la categoría Intervención Patrimonial .

En este mismo apartado también ganamos el premio otorgado a la Casa Museo Hurón Azul, el arquitecto Raymant Arencibia Iglesias y un equipo formado por Elisa Serrano González, Rocío del Carmen Rodríguez Betancourt, Alexis Paz González y Franklin Aguilar Matos.

También hubo una Primera Mención, otorgada a la Biblioteca Bachiller y Morales, de la arquitecta Claudia Castillo de la Cruz, de Restaura.

En esta misma categoría (Intervención…), pero en la categoría Proyecto, merecemos la Primera Mención: Edificio de la Fundación Antonio Núñez Jiménez, del arquitecto Talía Quesada Campaña, también de Restaura. En Vivienda y Urbanizaciones, recibió una mención el proyecto Residencia de 5ta y 86 (Miramar), de las arquitectas Sandra Becerra y Yohanna Pérez Deulofeu.

También recibió la mención, en Publicación, el arquitecto Fernando Martirena, con su artículo De qué estamos hablando cuando hablamos de arquitectura cubana contemporánea.

En investigación, teoría y crítica, nos merecemos el primer premio, el segundo, la mención especial y la mención, otorgado, en el mismo orden, a las bases de diseño para la rehabilitación energética de viviendas con alojamiento para turismo urbano (Dra. Natalí Collado Baldoquín); El patrimonio arquitectónico residencial urbano del movimiento moderno, en el municipio de Cerro (MSc Alexis Rouco); Coopératives pour la construction de maisons à Bejucal (architecte et MSc de la capitale Horaldo René Gutiérrez Maidata), et Parc de la science, de la technologie et de l’innovation, qui est une thèse d’étudiant très rigoureuse et bien résolue, selon el jurado.

También distinguido por menciones, en la categoría Ideas Conceptuales, a los arquitectos Alejandra Pino Díaz y Alberto Suárez Ulloa, así como a Linnet Valdés, Frank Barrios e Iván Gracias (de la Cooperativa No Agrícola DCERO-ARQS), por Gas Manufacturado-Edificio Multifuncional. (Marianao) y Vivienda Aldabó, respectivamente.

Y la lista de ganadores del programa termina con la Mención Especial, de Café Boutique Jacqueline Fumero, en la categoría Diseño de Interiores, Modo Trabajo; y en esta misma sección también recibimos una mención al trabajo de La Nube, ambos de entidades no estatales.

f0032947
Foto: Elie Argudin

Patrocinado por UNAICC y MICONS, el concurso de vivienda, que se convoca por primera vez, pero con el objetivo de hacerlo sostenible, se presentaron 68 obras y 19 proyectos, de seis provincias (La Habana, Artemisa, Matanzas, Villa Clara, Ciego de Ávila y Guantánamo).

Con el proyecto Resilia, una propuesta de edificaciones, espacios por niveles, con una expresión volumétrica propia y única, una fachada irregular, dinámica y atractiva, obtuvimos el primer premio, gracias a la obra de Adam Cabrera Sánchez y Carolina González Rodríguez, dos Arquitectura estudiantes de la Universidad Tecnológica de La Habana José Antonio Echeverría (CUJAE), dirigido por el Dr. Abel de La Torre, ingeniero-arquitecto.

El Segundo Premio se otorgó a un equipo, integrado por ciudadanos de la capital, y se ganó por un diseño de Vivienda Inteligente. Está firmado por las arquitectas Dayra Gelabert Abreu y Dania González Couret, además de los estudiantes de arquitectura de CUJAE Larisbel Navarro Michelena, Michelle Rodríguez Triana, Arleet Díaz Santana y Tan VoPhanNahat.

La mención especial y una mención también quedaron en el patio, ganadas respectivamente por el proyecto Nuevo Amanecer, firmado por el ingeniero-arquitecto Abel Tablado y los estudiantes de arquitectura de CUJAE Adam Cabrera y Artemisña Carolina González; y la propuesta de investigación HabilitLib, de los arquitectos Orlando Inclán, Adriana Galup, Raidel García, Lizbett Villegas, Maikel Fournier Avilés y Nicolás Casini.

Y en esta ocasión el Premio Ciudad, que es bienal y se llevó con motivo del 500 aniversario de la Villa de San Cristóbal de La Habana, después de varios años sin ser convocado, correspondió a la restauración del castillo de Atares.

Y como el concurso no solo premia el proyecto sino que también venera la calidad de la obra terminada, las arquitectas Talía Quesada y Enna Vergara Cardoso fueron homenajeadas, en su calidad de diseñadoras (Restaura); Como inversionista, el pergamino fue recibido por el ingeniero José Mario Ramírez Díaz (Unidad Inversionista San Isidro) y por los constructores, ingeniero Alexei Valdés Fernández (UEB Puerto Carena).

El segundo premio fue para el rescate del imponente pero muy deteriorado edificio de Monte y Zulueta, que hoy se transformará en el Instituto Tecnológico Carlos Rafael Rodríguez. Los honores fueron para la arquitecta Mónica Jiménez, diseñadora de Restaura; la también ingeniera María Isabel Martínez Oliver, de la Unidad de Inversores del Malecón, perteneciente a la OHC, y como constructor, nuevamente el ingeniero Alexei Valdés Fernández.

Hubo una mención especial. Se cayó en la rehabilitación del edificio de viviendas O’Reilly No. 152, en la esquina de Mercaderes (diseñadores, arquitectas Sheila Hernández Vidal y Alena Ferrá, de Restaura; inversionista, ingeniera Cira Horta Lugo, Unidad de Inversión de Viviendas Nuevas, OHC, y constructor, ingeniero Mario Roberto Curvo Ávila, Cooperativa Acemos).

Y para quienes dieron esplendor al Centro Cultural Blue Huron, una mención, otorgada al diseñador, el arquitecto Sergio Raymant Arencibia; inversionista, licenciataria Lidia Batista Caballero, y como constructora, ingeniera Nereida Errán.

Al final de la ceremonia, asistieron MSc. La arquitecta Mercedes Elesther Savigne, presidenta del consejo nacional de UNAICC y Perla Rosales, subdirectora de OHC, tanto Carlos Góngora, coordinador del programa del gobierno de La Habana, como el ingeniero Ricardo Emilio Carbajo, viceministro de MICONS, felicitaron a los ganadores, sopesaron la utilidad de los tres eventos para el avance y desarrollo constructivo de la isla, y valoró como muy positiva la amplia participación de estudiantes y jóvenes profesionales, el talento que los caracteriza y los hizo merecedores de la mayoría de los premios, y el creciente interés y enfoque. a nuestras necesidades y proyecciones constructivas, desde entidades y actores no estatales.